Inspiración

RUTINA

17 septiembre, 2015

Me levanto de la cama mientras apago el despertador del móvil y mis pies, casi a tientas, se deslizan por la alfombra tratando de encontrar las zapatillas que -hubiese jurado- ayer dejé justo al lado de la cama…. detesto caminar descalza…Me levanto y pienso que esta rutina -inútil, imperfecta, inesperada- está convirtiendo mi vida en una sucesión de momentos desordenados y vacíos y que, a pesar de haber sido yo quien clamó a los cuatro vientos tiempo y espacio, ahora me veo a mí misma como una psicópata que repetitivamente mira con insistencia una pantalla de teléfono exigiéndole con gritos mudos un mensaje de enfado o una respuesta o un simple hasta siempre…. que no llega….
Suspiro y, como una autómata, me ducho, seco mi cuerpo y mi pelo, me pongo crema en la cara, las manos y los pies, hago mi desayuno e, inconscientemente, me doy cuenta que echo de menos las toallas desordenadas en el baño, las tostadas a medio hacer, el aroma a Terre D’Hermès, los partidos de fútbol en la tele, las corbatas, los trajes y esos zapatos castellanos que, un día de éstos, lo prometo, te acabaré copiando….
Ahora me pregunto qué es el tiempo y el espacio….. quizá simple soledad, quizá hablar de más, quizá querer demostrar mi independencia emocional o quizá ser más tonta de lo normal….
Es miércoles. Ya han pasado cuatro días.
Quizá debería pasar a buscarte, hablar, invitarte a comer, a un café o a pasear…..
Quizá debería decirte la verdad.
Quizá debería pedirte que vuelvas, que no soporto vivir ya sin tí.
O, quizá, simplemente, deberíamos empezar por el principio en lugar de especializarnos en el final….

También te gustaría

Sin comentarios

Deja un comentario