Inspiración

NO ME OLVIDES

16 septiembre, 2015

No me olvides -decías-, como si alguna vez, en algún momento, el mar fuese capaz de olvidar como acariciar la orilla con sus olas, o como si fuese posible que el sol olvidase, por un momento, mostrar su esplendor. No me olvides -decías-, mientras tus manos abrazaban las mías y tus dedos se entrelazaban alrededor de los míos.
No me olvides -decías- a pesar de los kilómetros que nos separen, los años de distancia, las nuevas ciudades que visites, los libros olvidados en cafés desiertos, las viejas canciones que consigan traernos a un pasado en común sin posibilidad de vuelta atrás, a aquellas noches eternas, a cartas a medio escribir….. a nuestras conversaciones inacabadas.
No me olvides -decías- a pesar de que la luna, las estrellas, el sol que cada verano vendrá a visitarte en mi nombre o el viento helado de abril cuando la Primavera comience a hacer acto de presencia te convencerán que todo fue un sueño, que poco o nada existió, que nunca te pedí que cerraras tus ojos y me siguieses sin mirar atrás, que tu miedo fue más fuerte que la incertidumbre de felicidad, que posiblemente yo sentía y tú pensabas -como siempre haces porque si no tú ya no serias tan tú-, que mis expectativas y tus excusas nunca fueron buena pareja de baile…
No me olvides -decías- aunque el viento sople de costado y nos encontremos, de repente, en la calle como dos extraños que, un día, en algún momento, en algún lugar conseguían mirarse y detener el mundo….
Conseguían mirar en la misma dirección.

También te gustaría

Sin comentarios

Deja un comentario