Inspiración

LINEAS RECTAS

16 septiembre, 2015

El mundo debería estar lleno de líneas rectas; líneas que nos lleven de un lugar a otro sin necesidad de pensar en exceso. Líneas en las que las distancias entre dos puntos fuesen libres, sin miedos que acechasen el camino, sin recuerdos que frenasen dar un paso adelante, sin emociones locas que nos equivoquen o nos estorben o nos agobien…
Debería poder estirar mi mano y tocarte siempre, acariciar tu pelo que tanto me gusta y dejar que se enrede en mis manos mientras a nuestro alrededor huele a sal, a mar, a esas noches de verano, lejanas ya, en las que alzando un dedo podía trazar el camino hacia las estrellas que cada noche nos hacían compañía y velaban por nuestras risas y sueños…
Debería recordarte que tenías razón. Las líneas rectas son exigentes, como yo aunque me cueste reconocerlo, porque requieren un trazo firme y seguro ante el que no se debe dudar, porque odio los círculos y sus laberintos, son peligrosos, llevan a la deriva y oscurecen la realidad.
Porque llegados a este punto ya no me importa nada ni quiero saber de nada. Tan sólo busco la simpleza de esas líneas rectas…. y amanecer con una taza de café en mis manos, decorar con fotos en blanco y negro las paredes de nuestra casa, un sofá cómodo en el que poder estirar mis piernas al final del día mientras las gotas de lluvia trazan dibujos en el cristal, ese disco de Joe Cocker para tí y de Sade para mí, las series en versión original, los sombreros Panamá, una paella al aire libre y esas dunas de Salinas para contemplar todos los atardeceres del resto de nuestra vida….
Esas son mis líneas rectas, mis sueños ocultos, mi forma de entender la vida, mis pequeños placeres cotidianos de un simple miércoles de un mes de septiembre perdido en el calendario de un año más en nuestra existencia….

También te gustaría

Sin comentarios

Deja un comentario