Inspiración

LATIDOS DE NOSTALGIA.

3 febrero, 2016

Al lado de la casa familiar, en los alrededores de Oviedo, en medio de infinitos prados verdes desde dónde se puede trazar con un dedo la silueta -impresionante- de la Sierra del Aramo, nunca olvidaré una casa que hoy permanece abandonada y abrazada a una hiedra que, durante sus mejores años, le otorgaba personalidad y la convertía en única.

Recuerdo contemplarla boquiabierta y tocar con devoción las piedras cubiertas de hojas, como si a través de mis dedos fuese capaz de sentir el latido de unas paredes que habían vivido tiempos mejores.
Resulta curioso como una simple fotografía trae recuerdos que ya ni recordaba y como un simple viernes de esos que se tachan sin más en el calendario del mundo, se ha teñido de memoria y de guiños a una niñez feliz.

También te gustaría

Sin comentarios

Deja un comentario