Inspiración

DEFINITIVAMENTE

16 septiembre, 2015

Me gustan las cámaras de fotos antiguas, esas que cuando las tienes entre las manos su esencia se impregna en los dedos y el aroma a recuerdos vividos traspasa carretes y lentes… Me gusta mirar por el objetivo, dejarme llevar, observar pacientemente, enfocar lentamente y apretar ese botón mágico a través del que se capturan trozos de vida, pedazos de memoria que guardaremos para siempre…. Supongo que por eso nunca te he contado mi secreto… porque siento que con mi cámara y mis palabras traspaso las líneas imaginarias que nos hemos impuesto… Por eso te he pedido que sonrieses y yo lo he hecho antes… Por eso y porque verte sonreír es como sentir florecer todo un bosque en Primavera, carente de miedo, arriesgándose al vacío más absoluto sin posibilidad de marcha atrás… Mientras yo, inmóvil, con mi cámara cubriéndome la cara, te sigo y te persigo sin pensar que puedas arrollarme o quemarme o… marcharte… en tu intento de atrapar sueños y convertirlos en pequeñas realidades indescifrables para esos cuerpos que pueblan las calles sin más necesidades que las básicas que los días nos imponen…
Por eso no deberías mirar como lo haces -creando una pequeña uve en el entrecejo mientras piensas que lo que te digo carece de sentido y te ríes de mí- ni hablar arrastrando sílabas inconexas que, al unirse, me producen escalofríos y me llevan lejos, lejos, lejos… Y me recuerdan que esas palabras, y la boca que las pronuncia, fueron mías una vez, las llevaba en mi bolso, junto a mi barra de labios, y las mostraba al mundo como un trofeo de una batalla peleada hasta las últimas consecuencias….
Te miro por última vez a través de mi objetivo mientras arrastras los pies dibujando figuras en la arena de nuestra playa y, en una décima de segundo, te giras mientras cubres tus ojos con tu mano izquierda ladeada y lanzas al aire tu adiós perdido entre los ecos de las olas rompiendo en la orilla….
Y te pierdo en la distancia.
Una vez más.
Definitivamente.

También te gustaría

Sin comentarios

Deja un comentario