Destacado, Inspiración

¿QUÉ ES UN GRAN LIBRO?

3 febrero, 2016

Para mí, un gran libro es aquél que se introduce en mi vida, perdura en ella y la modifica. El primer gran libro que leí fue Los tres mosqueteros, de Alejandro Dumas, cuando tendría unos diez años. Todavía recuerdo la emoción con que seguí las proezas de los cuatro amigos en la corte de Ana de Austria y de Richelieu. Estoy seguro que ellas influyeron en mi predilección por el género de aventuras y en mi pasión por la literatura.

Un requisito indispensable para que un libro me hechice, es que no sea demasiado simple, que exija de mí un esfuerzo intelectual para poder apreciarlo. Eso me ocurrió con las novelas de William Faulkner, a quien creo el novelista moderno más importante. Los primeros libros que leí de él -yo era estudiante- me planteaban muchas dificultades, pues no estaba familiarizado con esas alteraciones del tiempo y el empleo de varios narradores entrecruzados. Cuando entendí esas estructuras novelescas, se me abrió un horizonte y descubrí que esa complejidad no era gratuíta sino la misma que tiene la vida humana.

Un gran libro es una especie de amigo fiel al que puedo acudir en busca de ayuda y consejo cuando me hace falta. Por ejemplo, la Correspondencia de Flaubert, en la que uno sigue paso a paso su vida de escritor, los esfuerzos y angustias que le significó cada libro, ha sido para mí muy útil. En sus páginas, que he leído y releído, hallé muchas veces las respuestas para las preguntas que me hacía y el tesón que me faltaba en lo que estaba tratando de escribir.

Finalmente, un gran libro es para mí aquél que me obliga a revisar mis opiniones, que de alguna manera me contradice. Eso me sucedió releyendo El hombre rebelde, de Albert Camus, hace cinco años. En ese entonces, pensaba que no había más remedio que aceptar, en ciertas circunstancias en la historia, que el fin justifica los medios. El admirable ensayo de Camus sobre la violencia me convenció de que la única moral histórica aceptable es la opuesta: la de que son los medios los que deben justificar los fines.

Mario Vargas Llosa. Lima, 1979.

 

También te gustaría

Sin comentarios

Deja un comentario