Destacado, Inspiración

A MEDIDA QUE PASAN LOS AÑOS

16 septiembre, 2015

A medida que pasan los años voy soportando cada vez menos la ordinariez. Me da dolor de cabeza, me exaspera y me hace pensar en la línea tan estrecha que existe entre lo correcto y lo trivial, entre lo bien hecho y lo hecho a medias, entre la copia y el original….

A medida que pasan los años me voy fijando que las piedras de mi camino se limitan a dos clases, aquéllas en las que puedo confiar -las que tienen miradas limpias y me hacen sentir como en casa- y las que guardan tras de sí un misterio que ni buceando en su corazón durante cien años seré capaz de de resolver….. Estas últimas no me interesan, me cansan, me obligan a estar demasiado en guardia, a tener que medir mis palabras, a tratar de ser perfecta-maravillosa-y-estupenda cuando, en realidad, me siento agotada o harta o llena de ideas por encajar en este puzzle que es la vida o, simplemente, necesitando desesperadamente un café en el que me tiren de las orejas porque he tomado una decisión equivocada o una palmada en la espalda porque lo he hecho increíblemente bien.
A medida que pasan los años me voy dando cuenta que lo único que busco para ser feliz son momentos, pequeños momentos, “mis” momentos… esos en los que todo y nada importa a la vez, esos en los que una canción cambia el rumbo del día (https://youtu.be/EdBym7kv2IM), una llamada de teléfono da sentido a esa frase perdida que ayer me dijiste y no conseguí entender o un guiño consigue ponerme un brillo especial en la cara….
A medida que pasan los años he dejado de buscar “gente” para no sé bien qué y trato de encontrar a “personas” con las que compartir un minuto, aunque sea un simple minuto, de cualquier cosa que pueda hacer que mi vida sea un poquito mejor, con las que pueda aprender, que me puedan completar….
A medida que pasan los años me sigo preguntando como es posible que una simple mirada me traiga tantos recuerdos, como es posible que una simple foto en blanco y negro me devuelva recuerdos en colores y consiga hacerme mirar más allá de una simple pantalla….. Quizá es porque hay miradas que devuelven a las personas de donde quiera que estén y que, sin saber ni cómo ni por qué, las traen al presente más rápido que la velocidad de la luz….
A medida que pasan los años me voy dando cuenta que, como decía Albert Camus, “la vida es la suma de todas tus decisiones” y quizá la mía, en este momento, sea el producto de idas y venidas, sumas y restas, holas y adioses, barcos y aviones, español e inglés (o viceversa), mar y montaña, tacones y mocasines, corbatas y jeans, bancos y proyectos en el aire….
Quizá esta mirada de hoy, a mi interior, hacia lo que hecho y lo que no he podido llegar a terminar, a lo que he dejado en el camino y a todo lo bueno que ha llegado a mí, me haya hecho recordar que la vida hay que dejarla fluir, divertirse con ella cuando sea posible, cerrar los ojos y respirar fuerte cuando nos traiga curvas profundas y sonreír cuando los astros se conjuran ante nuestra felicidad…..

Que vuestras miradas estén siempre cargadas de amor, de dulzura, de buenos recuerdos, de felicidad…

Sed felices.

También te gustaría

Sin comentarios

Deja un comentario